¡Un día cortando leña… Let’s stout!

29/11/2018
  • En esta primera entrega del blog, asentaré las bases de esta serie de post degustando y maridando tres cervezas que me apetezca probar con el momento, la estación, o la actividad que estemos realizando. En definitiva, se trata de probar muchos estilos distintos y maridarlos con una experiencia o circunstancia que sea ideal para disfrutar.

    Cerezo es una población pequeña, al norte y pie de la Sierra de Guadarrama. Los veranos son cálidos por el día y refrescantes por la noche. En invierno las temperaturas son muy bajas y apetecen cervezas con cuerpo, muy especiadas, con más alcohol, y el cuerpo lo sabe. En nuestro caso, la nevera sobra; con dejarlas al frío basta y sobra para que se atemperen a la temperatura perfecta y hagamos un festival de aromas y sabores torrefactos, café, chocolate, regaliz…

    Ahora que ya estáis en contexto, en el día de hoy la tarea que tenemos encomendada es cortar leña, para tenerla preparada y seca para el invierno. Suena romántico pero la verdad es que nos ahorra mucho dinero en combustible, y ya que la casa es antigua y tiene chimenea, la aprovechamos para dar ese extra de calor.

    Para ello hemos optado por tres variedades de cerveza que os presento ahora mismo:

  • Mala Guissona HÖFN Porter

    Su historia es curiosa, por ser la cerveza de los trabajadores del puerto, los porteadores. Digamos que en el escalafón social no estaban muy bien considerados, y la cerveza que solían beber tampoco. En sus inicios en Inglaterra, eran el resultado de la mezcla de los restos de todas las demás cervezas. Al ser el negro un color dominante, el resultado era una cerveza negra. Este estilo, denominado Porter se caracteriza principalmente por ser una cerveza negra de baja graduación y un cuerpo medio o ligero incluso. En este caso tiene 5,1% Vol. 

    La hemos servido en un vaso de sidra después de haberla dejado atemperar 20 min aproximadamente a temperatura ambiente  y los olores no se aprecian en exceso, sino que más bien es un olor dulzón que solo aprecias cuando acercas mucho la nariz al vaso. La corona de espuma es buena, de un par de centímetros y un color marrón claro. En cuanto a sabor, descubrimos varias notas torrefactas, pero también suaves entre las cuales se distingue un poco de café y el pan tostado. La carbonatación sin duda es buena, ligera y acorde con el estilo, que solo pide 3 o 4 g/L CO2. Para maridar con “ostras, carnes a la parrilla con verduras, quesos azules de intensidad media, pastas dulces, galletas y bizcochos”, según indica la propia etiqueta. No se trata de un estilo que esté de moda, pero bajo mi punto de vista es un estilo imprescindible . Ahora que llega el frío pero todavía es soportable, hazte con una porter y siente su historia.

  • Caleya MARIALUISA Stout

    Esta cerveza está estrechamente relacionada con la porter que vimos anteriormente, y es que su origen fue denominar a las porter más fuertes (de entre 7 – 8 % Vol.) porter stout. Actualmente hay distintas versiones que incluyen distintos ingredientes o distintas formas de resaltar sabores y olores que van bien con este estilo como en café en las coffee stouts. La más famosa, sin embargo, es la Dry Irish Stout de Guinness, pero entre el mundo cervecero artesanal se pone de manifiesto que las oatmeal stouts o las milk stouts tienen un hueco entre los más forofos de este estilo.

    Caleya nos ofrece una versión más tradicional del estilo con una cerveza negra  de 6,7% Vol. y una presencia estupenda con una persistente corona de dos dedos de espuma y color marrón oscura. Los olores de esta cerveza son más intensos que en la porter, con un marcado carácter torrefacto y algo alcohólico. En boca se presenta con un buen cuerpo probablemente del trigo tostado, la avena y las maltas rostizdas. Con una malta base Maris Otter de primera calidad, el sabor es intensamente torrefacto, dejándose entrever el trigo al final, cuando el trago es más seco proveniente tanto del alcohol de esta cerveza como del lúpulo Cascade que suponemos se añadirá en una proporción importante al inicio de la cocción.

    Una genial experiencia la de esta cerveza, que se hace increíblemente sabrosa y equilibrada a pesar de su carácter seco, y con un amargor muy agradable muy propio del estilo también. Esta es más recomendable cuando el frío apriete más. Navidad, por ejemplo.

  • Guinneu AGING FINE Imperial Saison

    Para acabar esta temporada de leña, recurrimos a una imperial saison, un estilo muy curioso, que además se ha envejecido en barrica de Armagnac, coñac procedente del suroeste francés, producido a partir de la destilación de vino blanco seco a partir de cuatro cepas de uva. El resultado es una aromatizada y saborizada saison de 11% ABV, con un final seco muy propio del Armagnac.

    La traducción literal de saison es “temporada”, y es que estas cervezas se elaboraban durante el invierno en zonas rurales de Bélgica, de donde procede. De esta manera los granjeros se aseguraban algo de cerveza para las épocas más calurosas. Pero nuestra cerveza no es una saison cualquiera, sino que es una imperial saison, lo cual evoca a que todas sus características pueden estar potenciadas, en especial el volumen alcohólico, que no deja indiferente una vez acabada la cerveza y levantado el culo del suelo para seguir con el trabajo. Esta norma se repite en todos los estilos, así que cuando veas el prefijo “imperial”, ten cuidado si tienes algo importante que hacer después.

    Nada más deschapar, el olor es increíble y es muy parecido al olor de un vino blanco dulce. Este aroma persiste una vez servida la cerveza y se mantiene durante todos y cada uno de los tragos. Cabe destacar también que la corona de espuma formada no es persistente para nada, formada a partir de una burbuja muy gruesa, resultado de la fermentación tan intensa de las cepas de levadura para cerveza saison.

    En boca, es una auténtica explosión de sabor, que se incrementa con cada uno de los tragos y con cada grado que gana el líquido. Muy intenso, como ya dije antes, el sabor a Armagnac en boca, para paladares muy experimentados sin duda. El cuerpo se nota también incrementado, pero algo desbalanceado para el volumen alcohólico, si estamos hablando de una cerveza.

    En general, he de admitir que ha sido un gran descubrimiento y que probaremos más envejecidas en barrica a medida que vayamos avanzando temporadas en la serie. ¿Próxima parada? ¿Quizás un road trip de cervezas artesanas sin alcohol y sin gluten (si tu copiloto es celiaca)?

Pablo


Licenciado en Nutrición humana y dietética por la Universidad Autónoma de Madrid, realizó el último curso en tecnología alimentaria en Wageningen University & Research. El es el Maestro Cervecero de 90 varas y responsable de que nuestra cerveza esté tan rica.En sus textos encontrareis información sobre las diferentes variedades, como tomarlas y los secretos que rodean al mundo cervecero.

¿Quieres ser el primero en dejar tu opinión?

buscar...

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto